No están siendo semanas fáciles para Sara Carbonero. Hace poco más de un mes y medio, Iker Casillas sufría un infarto mientras entrenaba en el Porto, y aunque la recuperación fue rápida y buena, cosa que nos alegra muchísimo, pocas semanas después el portero más querido de España anunciaba que se retiraba del fútbol y se dedicaría a otras tareas dentro de su actual equipo.

Casi al mismo tiempo, Sara anunciaba a través de su cuenta de Instagram que había sido operada de un tumor en el ovario, y que se había detectado a tiempo. Después de un silencio durante días en su cuenta personal, la periodista regresó y lo hizo compartiendo un momento de la entrevista con Alejandro Sanz. Poco a poco ha vuelto a la actividad, y hoy hemos vivido uno de los momentos más emotivos y tiernos de su cuenta, en la que ha compartido una anécdota junto a su hijo Martín, quien le ha regalado una rosa.

View this post on Instagram

Este verano está siendo un poco diferente. Las semanas transcurren entre médicos, pruebas, incertidumbres, maletas, mucha improvisación de última hora, ratos de alivio pero sobre todo están llenas de momentos muy intensos que estoy saboreando como nunca. De repente las cosas más cotidianas y banales del mundo han dejado de serlo para convertirse en instantes únicos y mágicos, muchos problemas se han ido de golpe. Siento a mi gente más cerca que nunca y me estoy riendo, creo que como jamás antes lo había hecho. Porque la vida es así, un cambio constante, un regalo precioso pero envenenado. Una rosa con espinas, como la que me ha traído esta mañana del parque Martín a la cama. Cuando le he preguntado si se había hecho daño al cogerla me ha respondido que sí, que de hecho se había pinchado pero que merecía la pena por darme la sorpresa. Luego le hemos quitado las espinas y la hemos metido en un jarrón con agua . – Ahora te gusta más ? – Le he preguntado – No mamá, ahora no parece una rosa de verdad . Y tenía toda la razón , porque la rosa no deja de ser bonita por tener espinas, ni las espinas dejan de hacer daño porque tengan rosas. Siempre hay algo de dolor en lo bello y mucho de belleza en la adversidad . Y en esas estamos, consiguiendo que los ratos buenos superen con creces los menos buenos. Porque como diría el gran Andrés Montes, la vida puede ser maravillosa . #hoyestoyintensa #devezencuando #verano2019 #slowlife

A post shared by Sara Carbonero (@saracarbonero) on

Sara nos ha relatado cómo su hijo le ha regalado una rosa, con espinas, y cómo ese momento la ha inspirado para compartir la situación actual que viven en casa:

«Este verano está siendo un poco diferente. Las semanas transcurren entre médicos, pruebas, incertidumbres, maletas, mucha improvisación de última hora, ratos de alivio pero sobre todo están llenas de momentos muy intensos que estoy saboreando como nunca»

Pero no ha quedado así la cosa, madre e hijo han decidido quitarle las espinas a la rosa, y el pequeño Martín desde su inocencia, cuando Sara le ha preguntado si así le gusta más, ha contestado «no mamá, ahora no parece una rosa«, algo que ha servido para que Sara nos transmita un mensaje que quizá todos deberíamos tener presentes en nuestro día a día: la vida es así, sube, baja, tiene momentos buenos y malos, pero siempre hay algo que nos recuerda que hay mucha belleza fuera.

Desde aquí, Sara, solo podemos decirte gracias por recordarlo y ¡mucho ánimo!

thoughts?