Las Semanas de la Moda siguen su curso y ahora le toca el turno a Paris Fashion Week. Después de un par de temporadas en donde los desfiles dejaron de ser presenciales, y se convirtieron en virtuales o ese nuevo formato híbrido que tanto ha funcionado para las grandes, y no tan grandes, firmas de la moda, la presencialidad regresa a París.

El primero en inaugurar la pasarela en la Ciudad de la Luz ha sido Dior, que regresa con un desfile presencial que adelanta una primavera vibrante y llena de color. El savoir faire francés se mezcla con el made in Italy, en una colección que nos lleva de regreso a la década de los 60, con un ejército de siluetas que apuestan por los bloques de color.

Maria Grazia Chiuri regresa y se adentra en sus raíces para crear un homenaje a la artista Anna Paparatti

«Durante la crisis pandémica, hicimos muchos videos cinematográficos. Creo que no es lo mismo, creo que es completamente diferente porque la moda es algo que haces en un escenario.Traigo esta referencia en la silueta, en el color audaz y también es muy gráfica«, expresó en una entrevista la Directora Creativa de la maison, Maria Grazia Chiuri.

Con botas go-go y merceditas de tacón bajo de la época, esta colección sin duda nos llevó a un viaje por el pasado. Los accesorios de la temporada también se suman a la tendencia del color extremo, e intenso, y Maria Grazia Chiuri ha creado una paleta de color en la que el negro no falla, pero se complementa con rosas intensos y naranjas brillantes, amarillos y verdes casi chillones, que llenarán de alegría el armario primaveral. También, y no podía faltar en esta colección, el print animal reaparece pero con toques neón junto a camuflajes color pastel, quizá los más discretos de esta colección repleta de buena energía.

Mención especial merecen los conjuntos deportivos satinados al más puro estilo boxeador, pero con este toque luxury que solo Dior y Maria Grazia Chiuri saben conseguir.

Como ya viene siendo habitual en los desfiles de Maria Grazia y Dior, la pasarela se convierte cada temporada en un espacio en el que alzar la voz con mensajes que tienen mucho que ver con el momento actual que vivimos como sociedad. En esta ocasión, Maria Grazia Chiuri se unió a la artista Anna Paparatti, quien convirtió la pasarela en una especie de tablero que recordaba a los juegos de mesa, además de coexistir con con obras de arte de la artista que transmitían mensajes infundidos de ironía, como «El juego de las tonterías».

Y es que, como la propia Maria Grazia Chiuri deja claro: «La esencia de la moda también es un juego, la gente usa ropa para actuar, para describirse a sí misma, para ser divertida«. ¡Juguemos a la moda y con la moda!

Si te perdiste el desfile, aquí puedes volver a verlo con todo detalle:

*Imágenes: cortesía Dior y Getty Images

thoughts?