El Poke Bowl es un platillo de origen hawaiano que se ha ido popularizando a lo largo de los años. Desde recetas con un sabor más dulce hasta algunas repletas de ingredientes como vegetales y proteínas, el Poke Bowl es rápido, fácil y delicioso.

Esta receta nació de la necesidad de los pescadores de las islas de Hawaii por comer algo rápido y fácil de preparar mientras trabajaban. Aunque siempre se ha comido en este país considerándose un plato modesto, el alcance que ha tenido internacionalmente lo ha hecho evolucionar a tal grado que ahora encontramos Bowls de prácticamente todo.

Originalmente se sirve en bowl y se compone de una base de arroz o ensalada -arroz, arroz integral, quinoa, kale o mézclum- que se combina, fundamentalmente, con pescado crudo marinado -atún, salmón, pez mantequilla, pulpo- y/o Heura o tofu como opciones veganas, así como diversos toppings de verduras, legumbres, frutas y semillas.

No es un plato nuevo ni una receta innovadora, pero su expansión por todo el mundo ha permitido que el “hazlo tú mismo”, nos permite escoger base, pescado, salsas y condimentos a nuestra manera y abre un sinfín de posibilidades infinitas.

Receta clásica

Sobre una base de arroz o quinoa se coloca el ingrediente principal, pescado crudo (atún, salmón o pulpo), pollo o en su versión vegetariana, tofu; aderezado por especias (soja, soja cítrica, mayonesa picante, salsa de ceviche); y combinado con vegetales y frutas (aguacate, cebolleta, pepino, alga wakame, rábano, mango, piña).

¿Qué beneficios podemos obtener del Poke Bowl?

  • Es muy saludable: Al tener ingredientes nutritivos con múltiples beneficios para el cuerpo y la mente, es un plato muy saciante, rico en vitaminas y bajo en grasas.
  • Rapido de preparar
  • Versatilidad: Podemos elaborar un plato que se adapte a nuestro estilo de vida.
  • Producto que encontramos con facilidad: Lo podemos consumir en algún local, take away o delivery.

*Imagen:  cortesía de Unsplash

thoughts?