Desde la banana en el párpado, no se había inventado ninguna técnica de maquillaje tan favorecedora como el contouring. Se llama así, contorneado, porque pretende esculpir las facciones (y favorecerlas al máximo) con el adecuado juego de luces y sombras.

«Es la mezcla de luces y sombras lo que crea la magia» – Gato, maquillador de Maybelline NY.

© Rodial Make Up
© Rodial Make Up

Lo preconizó en los ochenta el maquillador Kevyn Aucoin y hasta hace poco había sido una técnica dominada por los expertos para favorecer al máximo a modelos y mujeres reales que necesitaban una ayudita del maquillaje. Pero entonces ¡zas! Llegó Kim Kardashian e hizo de su proceso de maquillaje un viral. ¿Cómo podía ser que luciera tan distinta en el reality y en la alfombra roja? ¿Era esa la clave? En efecto, jugando con las luces y las sombras sobre su rostro, lo esculpía dándole volumen y no haciendo de él una superficie plana. Así fue como el contouring se puso en el mapa beauty de las amateurs.

© Instagram de Kim Kardashian @kimkardashian
© Instagram de Kim Kardashian @kimkardashian

Caras demasiado redondas, alargadas, cuadradas… lo cierto es que existe un contorneado para cada tipo de rostro y todos quedan genial con un par de trucos. Eso sí, el contouring básico (sienes, debajo de los pómulos y en la mandíbula para las sombras / encima del pómulo, nariz, barbilla, arco de cupido y arco de la ceja para las luces) es la base de todo maquillaje elaborado. Para Erik Soto, de Kat Von D Beauty, el contouring es como «la ropa interior del maquillaje». A partir de ahí, solo tendrás que trabajar el ojo, el labio y añadir colorete a una cara en la que ya se ha dado volumen.

© Cortesía de Maybeline NY.
© Cortesía de Maybelline NY.

HERRAMIENTAS PARA EL CONTOURING:
Lo puedes conseguir con un par de bases de maquillaje (una más clara que tu tono de piel y otra más oscura) pero si buscas un resultado profesional, las herramientas necesarias serían:

  • Un producto iluminador.
  • Unos polvos de contorneado: los distinguirás porque son de un tono grisáceo, no tan anaranjados como los de sol, y suelen ser en acabado mate.
  • Una brocha biselada de cerdas artificiales o una esponjita que tenga un extremo afilado.
  • Unos polvos de sol y su correspondiente brocha

(De todos estos materiales necesarios para nuestra masterclass encontrarás ejemplo en la galería que hay a pie de página).

InstaglamTM Compact Deluxe Contour Powder de Rodial Make Up (62€) / Brocha Kabuki Ita de Nars (55€ / En El Corte Inglés).
InstaglamTM Compact Deluxe Contour Powder de Rodial Make Up (62€) / Brocha Kabuki Ita de Nars (55€ / En El Corte Inglés).

CONTOURING, PASO A PASO:
Tanto si buscas realzar los pómulos, como si quieres conseguir una nariz más afilada o una mandíbula más definida, el contorneado puede ayudarte con pasos muy sencillos. La creadora de Rodial Make Up, Maria Hatzistefanis, comparte con nosotros sus trucos para realizar un contouring perfecto:

1. Definir el óvalo facial
Con ayuda de un pincel biselado y de los polvos de contorneado, céntrate en las siguientes zonas:

  • Bajo el pómulo, para marcar la estructura ósea.
  • Debajo de la línea de la mandíbula, para suavizar la cara y la barbilla.
  • En la parte superior de la frente, para definir el óvalo facial.
  • Por los laterales de la nariz, para afinar y definir.
  • Bajo la punta de la nariz, para definir y acortar.
  • En la línea de la cuenca del ojo y en su cara interna, donde el puente de la nariz se encuentra con el hueso de la ceja, para marcar y crear dimensión.

2. Dar brillo en el rostro
Con una brocha gruesa, ligeramente impregnada de polvos bronceadores, aplica en las zonas de la cara donde suele dar el sol para crear un efecto bronceado natural. Estas zonas serían:

  • Alrededor de la línea del cabello -a un centímetro por encima de la sien- para añadir profundidad y calidez al rostro.
  • Dar un toque ligero en los pómulos para conseguir un brillo perfecto.

3. Aportar luminosidad
Unos toques de iluminador líquido de pincel bien difuminado, extendido con suaves toques con la yema de los dedos:

  • Bajo los ojos, desde la esquina interior del ojo hacia el exterior.
  • También en el arco superciliar (bajo la curvatura de la ceja), para iluminar la mirada.
  • Sobre el puente de la nariz, para afinar y definir.
  • En las aletas de la nariz, para desdibujar los bordes.
  • En el punto alto de los pómulos, para crear volumen.
  • En las áreas faciales más oscuras: entre las cejas, debajo de la nariz y en el pliegue de la barbilla.

La guía del contouring
Con polvos iluminadores puedes dar unos pequeños toques como retoque final:

  • En el punto más alto de los pómulos.
  • En el puente de la nariz.
  • En la esquina interior de los ojos.
  • En el centro del párpado móvil.
  • En el labio superior, acentuando el arco de Cupido.

https://www.youtube.com/watch?v=wnYLFlkp2Rg

En todo caso, estos consejos generales pueden matizarse si nos fijamos en el tipo de rostro y las necesidades de cada una:

© Smashbox para Sephora
© Smashbox para Sephora

Prueba delante del espejo y verás cómo mejora tu expresión.

[galeria]

thoughts?