¡Ay, qué bonito es el amor!… mientras dura. Porque cuando el enamoramiento desaparece la cruda realidad es igual de gris aquí o en el universo celebrity.

Y si no que se lo digan a nuestra querida Taylor Swift, que anda enfrascada en su propio culebrón: hace poco más de un mes rompía con Calvin Harris para aparecer, solo dos semanas después, compartiendo fluidos con el inglés Tom Hiddleston. Feo, feo. Por lo menos así a primera vista.

Sí Taylor, es feo te pongas como te pongas...
Sí Taylor, es feo te pongas como te pongas…

Pero la cosa se empantana todavía más: Calvin Harris ha decidido pagarle con su misma moneda. A la princesa del pop universo le gusta aprovechar sus fracasos del corazón para sacarse de la manga un súper éxito de ventas a golpe de canción y el escocés ha decidido copiarle la táctica (que han estado juntos poco más de un año, pero lo suyo ha sido muy intenso y le ha dado tiempo a aprender de la de Nashville).

El DJ ha compuesto un tema, Ole, junto a John Newman que se estrenará hoy y que habla de una infidelidad que ha hecho saltar todas las alarmas.

Se acabaron el amor y los buenos deseos entre Taylor y Calvin. © Cordon Press
Se acabaron el amor y los buenos deseos entre Taylor y Calvin. © Cordon Press

¡¡¿Nos estás queriendo decir, Calvin, que Tay no fue del todo sincera con el mundo?!! ¿¿Que lo suyo con Hiddleston empezó antes de terminar lo vuestro?? La respuesta estaría escondida, a modo de acertijos, entre las letras del tema pero lo bueno de internet es que siempre hay algún alma caritativa dispuesta a dedicar su tiempo a una empresa tan loable.

¡Ouch! Eso duele, Taylor.
¡Ouch! Eso duele, Taylor.

La canción en cuestión estaría escrita desde el punto de vista de un hombre que mantiene un idilio con una mujer ya comprometida; es decir, desde el punto de vista del Hiddleston de esta relación: «Ya he visto en internet que has empezado a comportarte como una chica buena y a irte de viaje con tu novio. Sé atenta, sigue fingiendo… Has escondido mi nombre en tu teléfono, para poder llamarme y decirme que estás pasando por un infierno. Que le has dejado solo y has alquilado una habitación de hotel», reza una de las estrofas.

Mientras, Tom y Taylor (¿les podemos llamar 'Taytom'?) pasean palmito por los aeropuertos del mundo. © Cordon Press
Mientras, Tom y Taylor (¿les podemos llamar ‘Taytom’?) pasean palmito por los aeropuertos del mundo. © Cordon Press

Otro verso, descifran los detectives de la web, haría referencia directamente a Hiddleston mediante un juego de palabras con ‘low key’ [discreto], que en inglés se pronuncia igual que ‘Loki’, el personaje que el británico interpreta en la saga Los Vengadores. ¿Retorcido? Naaaaaaa…

El tema, cuyo videclip se grabó en México la semana pasada, pondría así fin a los términos amistosos con los que acabó el romance. «Lo único cierto es que una relación ha llegado a su fin y lo que queda ahora es una gran cantidad de amor y respeto», escribía en Twitter el DJ. Palabras que ya se ha llevado el viento.

Fue bonito mientras duró.
Fue bonito mientras duró.

Pero el enredo no termina aquí. Un representante de Swift ha corrido a los medios a negar que el tema sea un ataque a Taylor, porque nadie se mete con Taylor, ¿vale? alegando que fue compuesto mucho antes de que la mujer del rojo de labios perfecto empezara su noviazgo con Tom Hiddleston.

Por su parte, fuentes cercanas a Harris aseguran que precisamente el enfado al ver las fotos de su ex besándose fue lo que le inspiró para componer el tema: «Se sintió traicionado por ella y, aunque no tiene evidencias de que le engañara, está seguro de que mantuvo contacto con Tom antes de romper con él. La música fue grabada rápidamente y luego le pidió a su amigo John [Newman] que se involucrara».

A buenas horas mangas verdes, Taylor.
A buenas horas mangas verdes, Taylor.

Ay, ¡qué fácil era todo cuando la cosa se quedaba en una indirecta mediante el mensaje de estado en MSN!

Y, además: los mejores looks de Taylor Swift.

[galeria]

thoughts?