En 1989, Claudia Schiffer posó para la fotógrafa Ellen von Unwerth con un sostén de encaje, un pañuelo al cuello, un cinturón con hebilla occidental y, sobre todo, un par de vaqueros GUESS azules de tiro medio y botones. Las imágenes, que despertaban la memoria de Brigitte Bardot con el cabello rubio peinado hacia atrás y delineador de ojos ahumado y alado, resultaron ser una profecía para el mundo de la moda. Abrieron las puertas de un mundo nuevo y sexy para el omnipresente algodón básico y el resistente tejido que antes había tenido un sentido utilitario.

 

Hoy en día, la silueta ajustada del denim original GUESS sigue siendo tan deseable como siempre. El suave clasicismo que evocan sus tonalidades deslavadas, ya sea a través de jeans o chaquetas cortas o corpiños con costura, lo convierten en una apuesta segura. Sin embargo, con el cambio de tendencia de la revolución consciente de esta década, el tejido vaquero una vez más está cambiando. El renacimiento esta vez llega a través de un movimiento visceralmente sutil. No es el corte, ni la forma lo que está asegurando su futuro, más bien la revelación se encuentra en la fibra misma. Está acelerando una corriente subterránea que podría ser la más poderosa e importante hasta el momento.

 

La ciencia y la moda trabajan juntas para desarrollar mezclas completamente nuevas que, literalmente, le darán forma al futuro de la industria. La búsqueda de avances tecnológicos tanto en el procesamiento como en la experimentación de ingredientes abandera una fuerza que creciente. GUESS es líder del camino cuando se trata de incorporar activamente a sus colecciones estas neofibras. Los materiales que se obtienen de forma sostenible y se centran en el consumo reducido y la materia regenerada encienden ya el espíritu sartorial, y esta última cápsula, acertadamente llamada SMART GUESS, es una certificación tanto de su posibilidad como de su éxito.

Utilizando marcas como Lenzing, que produce vaqueros suaves y ligeros a partir de madera natural renovable, Orta Blu, que utiliza métodos limpios y orgánicos de teñido índigo, y EIM que trabaja con la resistente fibra de cáñamo natural ecológica, GUESS reinventa sus piezas clásicas desde cero. Además, también está trabajando con Repreve, una empresa de reciclaje que le da una segunda vida a las botellas de plástico desechadas. Hasta ahora, han reciclado más de 25 mil millones, reutilizándolos en varios productos básicos, uno de los cuales es una fibra de tela cómoda y maleable.

Los problemas ambientales están afectando fuerte a la industria de la moda de manera extrema en los últimos años, desde el uso del agua hasta los vertederos y las emisiones de carbono. GUESS se ha comprometido a cambiar su hoja de ruta, sentando un precedente de cómo debería ser la moda ahora y en el futuro. Han establecido estrictos objetivos ecológicos que subrayan la importancia de la responsabilidad, el cambio y la acción.

El tejido vaquero de GUESS posee una especie de superioridad vintage. Su arquetipo ofrece un estatus de estilo permanente, pero todavía es capaz de deambular por las estaciones, refluyendo y fluyendo con tendencias detalladas. Esta colección es un ejemplo perfecto. Está el boiler suit vaquero en azul profundo  ceñido al cuerpo y abotonado hasta un escote corazón que representa las cualidades de una chica Bond de la nueva era. Está el vestido de tubo deslavado que se inspira en el inicio de la década del 2000 y combina el estilo casual con el sport de una sudadera con capucha en contraste.

En esta colección también destacan los jeans de tiro alto y doble botón en azul oscuro que combina perfectamente con la camiseta con logo. Y están los vaqueros stovepipe, rectos y ajustados a la pierna en color azul vintage que al combinarse con el lookazo de la temporada, el corsé bustier, evoca un homenaje inmediato al catálogo de Claudia Schiffer hace unos 32 años.

Quizás lo más mágico es el regreso a los vaqueros de cintura alta y cuatro botones. Con un jersey de cuello alto elástico que se abre en el escote, una tendencia fuerte en décadas pasadas. Sin embargo, es solo la imagen lo que permanece en el pasado. Las nuevas prendas, todas confeccionadas con fibras especializadas, así como algunas que vuelven a nacer a partir de vaqueros vintage reutilizados, son bastante futuristas. El hecho de llevar, lo que podría ser un balde lleno de botellas de plástico recicladas en lugar de un algodón que alguna vez pareció inocuo, podría estar salvando a la tierra por el ahorro de cientos de litros de agua, emisiones de C02 y vertederos indigentes.

 

La musa del denim SMART GUESS da la bienvenida a una nueva era. Una mujer consciente de su futuro y que busca formas de mejorarlo. Los años ochenta y noventa fueron tiempos más simples, pero en realidad se trataba de una sencillez llena de ignorancia, cuando no sabíamos del daño de los consumibles modernos. Hoy lo sabemos, estamos al tanto de las declaraciones de impacto ecológico, del mundo de los biodegradables y del enorme cambio que debemos realizar. Finalmente, está de moda reducir y reutilizar.

GUESS ha sido pionera en el tejido vaquero en sus múltiples formas durante más de tres décadas y lo hace una vez más. Esta vez a través de la ventana de un futuro sostenible. Todavía igual de sexy, igual de icónico, pero ahora motivado por algo que nos une a todos.

 

thoughts?