Es en los días más oscuros cuando realmente descubrimos quiénes somos. En medio de esos tormentos que se antojan eternos, en medio de la duda, cuando nos creemos doblados, derrotados, descubrimos que podemos dar un paso más.

Y después otro. Y otro.

El 3 de febrero de este 2020 el gobierno tomó la decisión de aislar Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes, en un esfuerzo para detener la propagación de un nuevo virus. A la distancia, miramos atónitos escenas trágicas de calles vacías, corredores de hospitales saturados de enfermos y gente recluida en sus casa y departamentos. Las mismas escenas que habíamos visto decenas de veces antes en películas de ficción. Aunque esta vez eran reales.

El número de enfermos creció de manera exponencial. Las unidades se transformaron en decenas, en centenas, en millares. Y después lo inevitable sucedió. En un mundo hiper comunicado, que se ha hecho pequeño gracias a los avances tecnológicos, el virus logró salir de China para empezar a esparcirse por el resto del mundo.

Japón, Irán, Corea del Sur y después Italia, que por alguna razón se convirtió en el epicentro del brote en el mundo occidental. Con determinación el gobierno italiano tomó la decisión de poner en cuarentena al país entero. De detenerlo para detener al virus. No carnaval. No escuelas. No desfiles de moda, ni películas, ni conciertos. Tampoco bodas, ni funerales. Solo un esfuerzo colectivo para detener a la epidemia, conociendo de antemano las implicaciones económicas que eso tendría.

En Italia, la historia de China se repitió. De nuevo las unidades, las decenas y los miles. Tan solo el 12 de marzo hubo 2,615 nuevos casos arrojando a la población entera a una profunda espiral de desesperación que podría replicarse en otros territorios, en otros países.

Pero en medio del dolor, en medio de la oscuridad, siempre hay voces de esperanza, que nos alientan a seguir marchando. Pueden ser susurros, pero dentro de nuestros oídos se amplifican y nos conmueven. Nos recuerdan que vale la pena luchar. Las calles vacías de Roma, de Milán, de Niza, de Florencia han sido decoradas por dibujos hermosos, coloridos, llenos de arcoíris y unicornios, dibujados por niños (el sector de menor riesgo ante la nueva enfermedad) que preocupados y hermosos, inocentes y empáticos, valientes y sonrientes, le gritan al país entero (¡y al mundo!) lo único que tal vez ahora necesitamos escuchar: Andrà Tutto Benne. Todo va a estar bien.

View this post on Instagram

#andràtuttobene

A post shared by laurachiatti82 (@laurachiatti82) on

Al mismo tiempo, desde China, el día en el que los contagios parecieran detenerse (ayer hubo solo 21 nuevos casos), surgen videos como este que nos demuestran que es en las crisis cuando nos volvemos humanos, cuando nos entendemos y cuando, sin siquiera tocarnos, en verdad nos abrazamos. Esa iniciativa llegó rápido a España, segundo país en Europa en el que se han disparado tanto el número de contagios como el número muertos, por desgracia.

Las Redes Sociales se han convertido estos días en España, y en todo el mundo, en casi la única fuente no solo de información, también de contacto y durante el fin de semana a todos nos llegó el mensaje de que, una de las actividades para hacer con los niños que van a permanecer al menos 15 días en casa, era dibujar carteles inspirados en los que los niños italianos han convertido ya en una de las imágenes de esta pandemia mundial. Lo importante: que haya color, un arcoiris y un mensaje claro ‘Todo va a estar bien’, ‘Todo va a salir bien’. 

¿Por qué? En España los mensajes lo tenían claro: para que cuando un niño se asome a la ventana de su casa, cuando vea que en al de en frente también hay un dibujo así, sepa que ahí también hay otro niño que está en su misma situación de #cuarentenaresponsable. Y así, las redes españolas se han llenado de imágenes de niños que se han sumado a esta manera de entender la vida en casa de manera temporal.

Porque es en los días más oscuros cuando realmente descubrimos quiénes somos y juntos, como especie, nos alentamos para armarnos de valor y dar el siguiente paso.

Y después otro. Y otro. Y otro más. Para que nunca jamás nos demos por vencidos.

Andrà Tutto Benne. Todo va a salir bien

thoughts?