Durante el invierno dejamos de mostrar nuestros pies pero no por ello hay de dejar de cuidarlos. Son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo; nos sujetan, nos mantienen firmes y permiten nuestra movilidad, de ahí la importancia de vigilarlos y mimarlos, sea la época que sea.

Con el frío los pies sufren especialmente y es ahora cuando pueden aparecer sabañones, dermatitis o sarpullidos. Para evitarlo y paliar sus efectos te proponemos seguir algunos sencillos consejos para que pongas en práctica también en invierno:

Evita exponer los pies a fuentes directas de calor

Ya que contribuye a la aparición de sabañones. Si tus pies están fríos tras haber pasar mucho tiempo en el exterior, prueba a sumergirlos en agua tibia y posteriormente sécalos bien.

Combate las bacterias

El espacio existente entre los dedos de los pies se convierte en una cueva perfecta para la reproducción de microorganismos y bacterias. Al ser una zona cálida y húmeda, es muy importante focalizar nuestra higiene en el espacio entre los dedos cada vez que nos duchemos.

Favorece la buena circulación

Con el frío es habitual que los vasos sanguíneos se contraigan, especialmente después de practicar deportes de invierno, como el ski o el snowboard. Para favorecer la vuelta a su estado habitual es recomendable hacerse masajes circulares o baños de agua tibia al finalizar.

No abuses del alcohol y el tabaco

La nicotina interfiere en una buena circulación sanguínea.

Cuida los zapatos que usas

Es importante utilizar zapatos con materiales aislantes que no se humedezcan con facilidad y que permitan la transpiración. En cuanto a los calcetines, lo más recomendable es usar fibras naturales como la lana o el algodón, que calientan los pies sin oprimirlos y permiten la transpiración. A la hora de practicar deporte es importante adaptarlos a la tipología del mismo.

Incrementa el consumo de agua y de ciertos alimentos

Una buena hidratación evitará que los pies se enfríen, mientras que productos como la cayena, la canela o la pimienta, y algunas vitaminas como E, K y C también pueden potenciar una circulación favorable.

*Imagen: Getty Images

 

thoughts?